martes, 24 de marzo de 2009

El Cuarto de Atrás: La Novela Fantástica

Hay tres requisitos para delinear una novela fantástica: la verosimilitud, la incertidumbre, y la decisión. El Cuarto de Atrás, por Carmen Martín Gaite, demuestra muy bien este estilo literario. Así, Gaite incluye todos estos elementos necesarios. Para escribir este tipo de novela, el autor necesita crear una situación que no se quede explicar con las leyes de la naturaleza. Por ejemplo, los vampiros son fantásticos porque no se puede saber si son reales o imaginarios.

Para satisfacer el primer requisito, Gaite emplea una técnica autobiografía. En su novela, Gaite habla como si fuera la protagonista. Aunque nunca revela la identidad segura del narrador, indica que su nombre empieza con un “C,” como “Carmen.” Así, el lector puede suponer que la protagonista y la autora sean iguales. Un gran parte de la novela habla sobre los hechos reales de la historia durante la guerra, las consecuencias de la dictadura, y las memorias realistas de su niñez. En fin, estos detalles contribuyen a la verosimilitud de la historia.

Pero también existe un elemento de incertidumbre en esta novela. El gran misterio del hombre negro añade al fenómeno de la indecisión. Su presencia es rara, y es difícil creer que este hombre puede entrar en su casa y hacer una entrevista durante la noche. Además, la multiplicación de las hojas de su novela también desafía a lo lógico. Después de estos episodios, el lector empieza dudar la realidad de la novela. En este momento, está en un estado de indecisión.

En fin, el lector tiene que hacer una decisión final y decidir si o no cree la historia. En el último capitulo, la protagonista se levanta y descubre que el hombre negro ha desaparecido. Pero, también se encuentra las hojas de su novela completa que empieza con las mismas palabras del primer capitulo. Además, ella tiene en su mano la cajita dorada que el hombre negro la regaló la noche pasada. A pesar de estos hechos, el lector tiene la opción creerlo o no creerlo.

Cada lector tiene la libertad de escoger su propia decisión sobre la realidad de la historia. Por eso, yo disfruto la novela a causa de su ambigüedad. Normalmente, prefiero una novela con un fin concreto y cerrado, pero a veces me gustan los fines abiertos. En mi opinión, en El Cuarto de Atrás, Gaite utiliza lo fantástico para desafiar la cuestión de la realidad en nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada